miércoles, 4 de enero de 2017

El teléfono del Puesto de Mando

     El teléfono del Puesto de Mando (técnicamente llamado selectivo centralizado) es un dispositivo que se ha utilizado para la comunicación directa entre las estaciones y el centro de regulación ferroviaria. Sin embargo, este tipo de comunicación es de los más desconocidos, a pesar de que hoy en día se sigue utilizando. 

 

     En ATAF hemos restaurado varios de estos antiguos teléfonos selectivos centralizados. Los aparatos disponen de todos los mecanismos internos y nos permiten apreciar cómo funcionaba la tecnología del siglo pasado. 

     Cuando en una línea ferroviaria tenemos múltiples trenes circulando se hace necesario que entre las estaciones exista un método de comunicación para la expedición y recepción segura de los trenes entre ellas, es decir para el bloqueo de los cantones entre estaciones. El sistema de comunicación más antiguo se realizaba mediante el telégrafo. Consistía en un hilo metálico que recorría la línea sustentado en postes. En las estaciones se acoplaba un equipo pulsador y un receptor que permitían el intercambio de mensajes codificados. Más adelante se vio la conveniencia de sustituir la comunicación telegráfica unifilar por la telefónica bifilar. La gran ventaja de esta última era la posibilidad de transmitir la voz, con lo que la comunicación era más rápida y eficaz. Se establecieron así los circuitos escalonados,  que comunicaban cada estación con cada una de sus colaterales


Teléfono para comunicación con el Puesto de Mando
(selectivo centralizado)

     Conforme el número de trenes aumentaba en una línea, la coordinación de las circulaciones y la necesidad de decidir dónde se realizan los cruces y apartados de los mismos llevó a la instalación de un segundo circuito telefónico denominado Selectivo Centralizado. Este circuito conectaba el centro de mando del ferrocarril con todas y cada una de las estaciones, que se conectaban en derivación de una misma línea telefónica. La misión de este circuito era que las órdenes dadas por el puesto de mando (también se conocía por este nombre a esta línea) llegasen de forma directa a las estaciones. En este sistema la comunicación siempre permanece abierta, de manera que el operador del Puesto de Mando siempre se halla a la escucha. En el caso de que una estación quisiera hablar, bastaba con descolgar y anunciarse para que el operador del Puesto Central conteste. Se trata de un sistema muy indiscreto pues evidentemente cualquier estación podía oír o intervenir en la conversación de las demás con el Puesto de Mando. En el caso de que fuese el puesto de mando el que quisiera hablar con una estación concreta el operario debía pulsar un botón o marcar el código de dicha estación. El aparato telefónico de la estación debía contar, pues, con un selector (de ahí el nombre de selectivo) y un timbre que sonase exclusivamente cuando la llamada fuese a dicha estación.

Aparato para realizar llamadas a las estaciones, con un disco
de trece dígitos.

     En los últimos tiempos completaba el sistema de comunicación ferroviaria un circuito de sección o selectivo descentralizado, que ponía en contacto las estaciones más importantes de la línea. Este último circuito ha sido sustituido hoy en día por la telefonía automática de marcado. 

     Aunque parezca rudimentario, la base de la comunicación de explotación ferroviaria sigue basándose en los sistemas escalonados y de telefonía selectiva centralizada con el Puesto de Mando y, aunque los aparatos y los sistemas tecnológicos son más modernos, el principio de funcionamiento sigue siendo el mismo.


Moderno sistema integrado de comunicación ferroviaria.
El concepto básico del comunicación mediante
escalonados (azul) y con el Puesto de Mando (negro)
sigue siendo el mismo

     Como se ve en las imágenes el aparato consiste en un cajón de madera de cuyo frente sobresalen dos campanas que conforman la sonería. En su interior dispone de un circuito eléctrico muy básico que conecta el microteléfono (auricular más micrófono) con un conjunto de grandes bobinas y condensadores que realizan la adaptación de impedancias con la línea. 


Dispositivos internos del teléfono selectivo centralizado.

     Su funcionamiento es como sigue. Al descolgar el teléfono podíamos oír si existía alguna conversación en curso. En el caso de querer comunicar con el Puesto de Mando, había que pisar un pedal metálico que actuaba sobre un juego de contactos que permitía el acoplamiento de impedancias del equipo con la línea y suministraba batería al micrófono para poder hablar. Una vez anunciado en voz alta el nombre de la estación que quiere comunicar sólo había que esperar que el operador del Puesto de Mando nos contestase. En el caso de que el Puesto de Mando quisiera hablar con una estación, debía pulsar un botón de una botonera en la que se hallaban todas las estaciones disponibles. Éste iniciaba una serie de tres tandas de impulsos eléctricos que sumaban un total de diecisiete pulsos. Las distintas combinaciones de las tres series de impulsos eléctricos conformaban los códigos que diferenciaban las llamadas a las distintas estaciones. En el caso de que el botón no funcionase también se podía marcar el código con un disco. 

Selector Weston dentro del aparato telefónico

     El aparato telefónico de la estación disponía de un mecanismo electromecánico denominado selector Weston que recibía los impulsos y hacía sonar el timbre cuando el código correspondía al que tenía configurado el selector. A partir de ahí por el procedimiento descrito anteriormente el personal de la estación se anunciaba para iniciar la conversación.

     También era posible una llamada general a todas las estaciones sin más que enviar los diecisiete impulsos seguidos, en cuyo caso reaccionaban los timbres de todas las estaciones a la vez.

Detalle del selector Weston con las bobinas del electroimán
y la rueda selectora. 


No hay comentarios :

Publicar un comentario