lunes, 23 de septiembre de 2013

Construcción de modelos para aficionados con mucho tiempo y poco dinero (III). Electrotrén serie 444


     Tras los trabajos anteriores en los que realizamos modelos relativamente sencillos del Talgo VII y del automotor de la serie 596, ahora emprendemos un proyecto algo más ambicioso como es la reproducción de trenes eléctricos de la serie 444. No hay que asustarse, puesto utilizaremos las mismas sencillas técnicas de otras ocasiones. Pero lo que ahora intentaremos es reproducir una tren completo formado por tres coches y además, aprovechando la posibilidad realizar las etapas de trabajos en serie, lo reproduciremos en diferentes libreas.

     Los electrotrenes de la serie 444 aparecen en nuestro país a partir de 1980 y son la evolución de sus predecesores de la serie 432 que ya circulaban desde 1971. Aparecen comercialmente vinculados a la idea de trenes diurnos de calidad y, rápidos, capaces de alcanzar los 140 Km/h. Están formados por un coche extremo motor, un remolque y un remolque con cabina.


Electrotrén Sevilla-Barcelona 07/08/82 (Foto Jordi Ibáñez)
      En origen eran de color rojo con grandes signos geométricos en amarillo, recordando las flechas del logotipo de Renfe. Los testeros estaban pintados en amarrillo. En 1990 perdieron sus colores iniciales, reemplazados por los nuevos colores, azul y blanco. En 1992, fueron decorados con los colores corporativos de Regionales.











Construcción del electrotrén 444 en cartulina y madera:
     1.- Antes de comenzar debemos realizar un diseño de lo que queremos construir. Aquí es importante pensar cómo encajaremos la carcasa con el bastidor y los huecos que tenemos que dejar para colocar la motorización (si llevara) y las fijaciones para enganches y bogies. Esta es una fase muy importante y por experiencia os digo que cuanto más tiempo dediquemos al diseño, menos tiempo tendremos que perder luego en deshacer o corregir errores.

     2.- Lo primero que haremos es dibujar un desarrollo de nuestro modelo a escala. Para ello necesitamos un plano más o menos detallado del tren real, fotografías (cuantas más mejor) y un programa de diseño gráfico que no tiene por qué ser demasiado potente. El dibujo del desarrollo del modelo nos permite evitar el complicado proceso de pintura que normalmente se hace tras la construcción de la carcasa. Además nos permite incorporar la rotulación y pequeños detalles de la pintura ahorrando los procesos de estampado y pegado de calcas. Otra ventaja que tiene el diseño es que, una vez que tenemos las líneas básicas de nuestro modelo podemos modificar la librea fácilmente (a base de retoques de software –copiar y pegar-) y hacer distintas versiones del mismo modelo. La precisión del detallado y la rotulación también dependerá de la calidad de nuestra impresora. Además de los laterales no debemos olvidar los testeros y algún otro desarrollo de algún detalle de la carrocería.



     3.- Imprimimos nuestro modelo en cartulina. No es imprescindible que sea de gran calidad pero tenemos que tener en cuenta que cuanto más gruesa mejor será el resultado. Llegados a este punto, y aunque no es necesario yo recomiendo plastificar la cartulina. Después de probar varios métodos yo utilizo lámina plástica adhesiva de la que utilizamos para forrar los libros. Es económica y fácil de encontrar en papelerías.  Con esta lámina de protección daremos un acabado brillante a la carcasa y además protegeremos la cartulina de la suciedad y sobre todo de la humedad, ya que cualquier gota que caiga, aunque sea de agua, deterioraría el modelo.

     4.- Una vez impresa y plastificada la cartulina procederemos al recorte de la misma, incluyendo los huecos de las ventanas. Después colocamos una tira de plástico transparente que simule los cristales de las ventanillas. Para pegarlo utilzaremos un pegamento suave. Conviene hacer pruebas de pegado antes para comprobar que no deja marcas sobre la superficie de la cartulina. Un pegamento soluble en acetona (pegamentos de contacto normales) pueden formar burbujas en el plastificado exterior. El uso de cianoacrilato puede velar la transparencia de las ventanillas y manchar la superficie de la cartulina. Así que lo mejor es hacer pruebas con algún resto de los que nos quedan tras los recortes antes aplicar la técnica sobre nuestro modelo. En esta fase se incorporan también los pasamanos de las puertas de acceso, que en este modelo son exteriores. Están realizadas con grapas ordinarias dobladas convenientemente.



     5.- Para la realización del bastidor utilizamos materiales tan sencillos como láminas  de contrachapado que trabajamos fácilmente con una sierra de marquetería. En este caso simplemente necesitamos la base del bastidor a la que pegaremos piezas transversales con la forma de los testeros y tiras longitudinales que nos ayudan a mantener la forma de la caja del tren.




     Como los materiales son muy livianos, en esta fase lastraremos los vehículos colocando una pletina metálica lo más centrada posible. También se pueden utilizar otros materiales para dar peso al modelo. En esta fase de construcción también se puede decorar y vestir el interior del tren si se desea. Bastará con pintar los interiores e incorporar los asientos que también podemos realizar con tiras de cartulina plegada. En el caso mostrado no se ha incorporado ningún detalle interior. A la hora de construir el bastidor tendremos en cuenta el alojamiento del motor. En el caso que nos ocupa utilizamos un viejo bogie motor Fobbi, que además es intercambiable con otros modelos, para lo cual adaptamos el bastidor del vehículo motor para que nos quepa el mecanismo. Si deseamos iluminación interior debemos prever y colocar los elementos de iluminación y cableado correspondiente.



     6.- Una vez montados los bastidores procedemos a pegar los laterales de cartulina sobre ellos. Para ello nos ayudamos de unas líneas centrales de referencia que nos sirven como guía, tanto en la cartulina como en los armazones. Utilizaremos cola blanca, que es el adhesivo más adecuado para estos materiales. Es preferible preformar la curva de la cartulina con la ayuda de un tubo ancho. Con un delgado hilo de cola comenzamos pegando la parte superior del bastidor al centro de la lámina que formará la carrocería del vehículo. Hay que dosificar la cola con mucho cuidado porque podría traspasar la cartulina producir manchas en nuestro modelo. Después de que se seque tensamos y pegamos uno de los lados de la cartulina sobre uno de los laterales. Si es preciso nos ayudamos con pinzas o gatos para unir los elementos en contacto. Una vez secado uno de los lados hacemos lo mismo con el otro.


     Ya tenemos el cuerpo principal del modelo. Ahora incorporamos los testeros pegándolos con cuidado sobre los frontales. Si queremos añadir faros funcionales debemos instalarlos en esta etapa sobre el testero y hacer las conexiones eléctricas antes de pegarlo.
7.- Llegados a este punto podemos incorporar los detalles que consideremos oportunos, como rejillas, salidas de ventilación, Cajetines para los pantógrafos, etc. En los bajos del bastidor colocamos algunos componentes electrónicos conseguidos de aparatos viejos para que simulen los equipos de ventilación, las cajas de baterías y depósitos. Aunque no seamos muy realistas hay que tener en cuenta que esta parte es la menos vistosa del modelo. Luego pintamos con pintura negra o gris oscuro.
 

     8.- Para los rodamientos los he usado láminas de aluminio para las armaduras de los bogies. La lámina de aluminio es un metal lo suficientemente blando como para poder trabajarlo con facilidad y aportará la resistencia requerida. Conviene realizar los agujeros para los pivotes del bogie y para el acoplamiento de los ejes cuando todavía no hemos doblado las piezas. Una vez recortadas las piezas y dobladas convenientemente las “adornamos” pegando unos laterales de resina realizados a partir de moldes de silicona. Esta es una técnica que explicaremos en otra ocasión. Para este modelo hemos partido de un  bogie de un Ave s/100, aunque también tiene unas dimensiones y formas similares el bogie del TRD s/594 que también incorpora los característicos amortiguadores antilazo.


     Montamos bogies y ajustamos los ejes hasta comprobar que ruedan bien. Luego los pintamos nuevamente con la pintura que hemos aplicado a los bajos. Ya sólo queda completar con algunos detalles como colocar los pantógrafos, enganches Schafemberg, topes, mangas de freno, etc.





     Para la unión entre coches es preferible acoplar una cinemática de enganche corto, dado que los vehículos tienen gran longitud y estas cinemáticas solucionan el efecto estético de separación entre coches.


Coste aproximado 28 euros (composición de 3 coches sin motor).
CS






2 comentarios :

  1. hola buenas las tapas de los bogies como los iso

    ResponderEliminar
  2. Los laterales de los bogies están realizados con resina a partir de moldes de silicona. Estos en concreto replican el de los Ave s-100, que coinciden en empate y son similares exteriormente, puesto que llevan los amortiguadores anti-lazo.

    ResponderEliminar